jueves, 10 de diciembre de 2015

I´m so sorry - Despedida

Siete años con un blog dan para muchas cosas pero siempre hay un momento en el que sabes que la relación se ha acabado y que necesitas acabar con él. Me imagino que es como la ruptura con una pareja.

Llevo una temporada muy mal, donde no sabía qué escribir, cómo hacerlo, a pesar de que creo que en estos momentos tengo más facilidad de palabra. Todo ahora es más doloroso de lo que me gustaría que fuera y no soy capaz de hablar de libros, ni siquiera soy capaz de leerlos. Ni de cine, al que hace tiempo que no voy. Ni de series, puesto que he renunciado a ver nuevas y toda la euforia que hay por ver nuevas, una y otra vez, sin ni siquiera reflexionar como nos pide la sociedad en la que habitamos me resulta muy cansado. TODO me resulta cansado y agobiante.

Con todo esto, he descubierto cosas de mí que hacen que no quiera seguir compartiendo mis lecturas por aquí. Leer es un acto muy íntimo y lo cierto es que, a pesar de que a muchos les guste compartirlas y explicar qué es lo que leen, si les gusta, si no están de acuerdo con el autor... a mí no. Creo que he llegado a un punto en el que, si alguien lee lo mismo que yo, me siento mal porque ya no me "pertenece" solo a mí. Sé que esto puede parecer egoísta y un contrasentido para una bloguera, lo sé. Quizá es solo por lo mal que me siento pero es lo que siento ahora. Tengo la sensación que gracias a la presión que yo misma me autoimpongo leyendo, he perdido la capacidad de disfrutar de un libro. Me refiero, especialmente, a Dickens, autor al que adoro pero del que he sido incapaz de volver a disfrutar desde que abrí el blog. Quiero disfrutar leyendo clásicos y no sentir una presión constante que sé que es culpa mía cada vez que abro uno. Antes libro que empezaba, libro que acababa. Sé que me diréis que si no me gusta, lo puedo dejar y no pasa nada. El problema es que todos los que dejaba me estaban gustando muchísimo. Y eso ya no es normal ¿a qué no?

Con todo esto quiero deciros que no sé si volveré algún día. Llevaba unos meses sintiéndolo pero soy muy cobarde para los cambios, no me gustan, me dan miedo así que lo intentaba retrasar hasta que no me sintiera preparada o tan harta que escribiera una entrada y ni siquiera me pasara en semanas para ver si había algún comentario, no por falta de tiempo, si no porque había llegado un momento en que el blog me daba completamente igual. Y por otra parte, no me gusta escribir reseñas, como ya he comentado alguna vez, otro contrasentido si en tu blog quieres hablar de libros. Ahora necesito escribir para mí, en papel, como siempre lo he hecho y como, en realidad, prefiero hacerlo.

No estoy segura tampoco si seguiré grabando vídeos para el canal. Grabar los últimos me pareció un suplicio: no es poner en marcha la cámara y hablar, requiere una preparación previa de un par de horas que hace que al grabar por fin, acabé agotada y solo tenga ganas de terminar. No disfruto. Sin contar los errores técnicos de alguien como yo que tiene una relación difícil con la tecnología. Y todo ese tiempo no se veía recompensado.

Esto es todo por ahora. He hecho muy buenas amigas por aquí, amigas que me están ayudando mucho y que son amigas de verdad, personales, de esas a las que te gustaría tener mucho más cerca y ver a menudo. Me gustaría que todos los que habéis pasado por aquí alguna vez no me olvidéis y os acordéis de mi de tanto en tanto aunque sé que es imposible. Y si alguna vez me decido a volver a escribir o a publicar os acordéis de quién soy y volváis a leerme. Nada es definitivo aunque esto lo sea ahora mismo.

Un beso a todos y gracias, littleEmily.

miércoles, 14 de octubre de 2015

Ciclo Halloween



hauntedslide




Terror, terror leo poco. No me gusta demasiado el terror actual estilo Stephen King y similares. Debo ser la única que ha visto casi todas sus adaptaciones pero no ha leído ninguno de sus libros. Pero este año y siendo ya octubre, no sé por qué, pero me han entrado ganas de leer novelas de fantasmas clásicas, de aquellas ambientadas en caserones, en lugares míticos, etc. Así que cuando vi el ciclo que se había propuesto Magrat no me lo pensé dos veces.

Este ciclo consiste en elegir unas cuantas lecturas, películas y series de terror, fantasmas o todo lo que os apetezca leer o ver que tenga un punto siniestro y oscuro. El límite está en los días 1 o 2 de noviembre. Igualmente os dejo aquí el enlace a la entrada que ha hecho Magrat Ajostiernos que lo explica mejor que yo.

                                                   Ciclo Halloween de Magrat Ajostiernos 

Aquí tenéis mis elecciones. He mezclado novelas clásicas con alguna actual, relatos y algunas obras de Neil Gaiman que desde que leí una mañana de lluvia en un pueblecito del Empordà, tengo que leer todos los años por estas fechas. Aunque no sea estrictamente de terror.

- NOVELA: Otra vuelta de tuerca, Henry James.

- RELATO: El misterio de la casa Usher, Edgar Allan Poe.


- MUSICAL: Poe, de Dagoll Dagom. Es un musical basado en la obra de Poe que los Dagoll Dagom montaron hace ya años. Si lo encuentro, lo veré. Si no, torturaré a mi familia con la banda sonora.

- NOVELA: La maledicció de Hill House, Shirley Jackson.

- RELATOS: Magia para lectores, Kelly Link. Tiene cuentos más siniestros que otros que son más de fantasía.

- RELATOS: Algo de Neil Gaiman. Todavía no sé el qué.

- NOVELA: Abadía pesadilla, Thomas Love Peacock.

- PELÍCULA: La cumbre escarlata.

- PELÍCULA: Sleepy Hollow. No la iba a poner pero como sé qué la emitirán en algún canal o otro y la tentación está ahí...

- PELÍCULA: Angelica, Mitchell Lichtenstein. La veré mañana en el Festival de Sitges y es una película de época sobre presencias fantasmales, sexualidad reprimida y esas cosas.


- SERIE TV: American Horror Story. Debo ser ya una de las pocas fans que le quedan a esta serie. No sé si revisitaré Asylum, mi temporada favorita, o veré Freak Show, que todavía no he visto.

- ...

Dejo la lista abierta por si me queréis recomendar algo que no haya mencionado aunque claro, mi capacidad tiene un límite y no sé si podré con todo.

lunes, 28 de septiembre de 2015

¡Anuncio! Lectura conjunta de un clásico



¡Atención! Creo que es la primera lectura conjunta que organizo así que leer esto con mucho interés :P

Este verano tuve una experiencia muy satisfactoria gracias a una lectura conjunta que hice con Tea Trapos leyendo Cabaret Biarritz de José C. Vales así que tenía mucho mono de organizar alguna. Y gracias a que El rojo y el negro se quedó fuera por muy poquito de ser la lectura de septiembre del Club Pickwick, Isa Janis y yo nos quedamos con muchas ganas de leerla y decidimos organizar esta lectura conjunta.



Imagino que habréis oído hablar de El rojo y el negro de Stendhal ¿no? Es un clásico francés de principios del siglo XIX, una de las novelas más famosas de la literatura francesa. Y también es una de esas obras que asustan.

Sé que es un libro que requiere tiempo y tranquilidad pero nos encantaría que os unierais a nosotras. Hemos puesto un mes, entre el 2 de octubre y el 2 de noviembre, para que no agobiarnos con la lectura y poder ir poco a poco. Si os queréis apuntar, solo tenéis que comentarlo abajo o en el blog de Isa Janis. La reseña la colgaré (o intentaré hacerlo que me conocéis) el día 2 de noviembre. Y por cierto, iremos comentando la lectura por Twitter, a través del hashtag #LCrojoynegro.

Participantes:

Isa- Janis: A través de otro espejo
littleEmily: Reading at the moonlight

Y esto ha sido todo por hoy. Llevo unas semanas complicadas y estoy hasta arriba de trabajo pero espero volver pronto.

viernes, 28 de agosto de 2015

Invitación to the Waltz / Invitación al baile, Rosamond Lehmann



(Tenía muchas entradas a medio escribir en la carpeta de pendientes así que voy a ir acabándolas poco a poco para no dejar morir el blog de inanición. Aquí tenéis una reseña que prometí hace tiempo de una de mis últimas lecturas, en realidad, una relectura de una de mis novelas favoritas que leí por primera vez en inglés. Por supuesto, la he dejado tal y como la escribí aunque pertenezca al pasado.)

Título. Invitación to the Waltz / Invitación al baile
Autora. Rosamond Lehmann
Editorial. Virago en inglés, Errata Naturae en castellano



Hace un par de semanas fui a La Central sin tener en la wishlist más inmediata nada concreto. Y de repente me encuentro que han traducido una de mis libros favoritos, Invitación to the Waltz, aquí Invitación al baile, una de esas veces que el título de la traducción se parece bastante al original.

Es una de las novelas más famosas de Rosamond Lehmann, escritora inglesa bastante conocida allí y, por desgracia, menos aquí. (Sus otras obras mas conocidas son Dusty Answer, muy polémica en su dia por presentar a una). La descubrí hace ya bastantes años, gracias a un artículo en el que comentaban algunas lecturas que Juliet Gardiner, historiadora y asesora del rodaje de Expiación, recomendó leer a los actores para comprender el funcionamiento de la sociedad de los años 30. Y la principal era ésta. Me la apunté y fui a Hibernian Books a ver si la encontraba. Y milagros de la vida, fue la primera que vi al abrir la puerta, justo delante, como si me esperará. Esto era cuando aún tenían las novelas de Virago aparte, como si fueran peligrosas... (Años después, descubrí que Lehmann es la autora preferida de Jonathan Coe, uno de mis preferidos, así que siento como si me la hubieran recomendado dos veces).

Es una de esas novelas de las que suelen decir que no pasa nada: la protagonista, Olivia, cumple 17 años y se prepara para su primer baile. Vemos como durante unos días, los de su cumpleaños y posteriores, toda su vida gira alrededor de este baile y de lo que significa para ella. Es una chica tranquila, algo insegura y que todavía no ha aprendido del todo cómo funciona el mundo. Su hermana mayor, Kate, es todo lo contrario: segura de sí misma, inteligente y en algunos detalles, algo manipuladora. Ella ya tiene experiencia en bailes.

La novela transcurre a principios de los años 30 cuando los bailes todavía no habían dejado de celebrarse y continuaba siendo el mejor modo de conocer chicos y encontrar un buen partido. Esto nos traslada a las novelas de Jane Austen y a la época victoriana que todavía continuaban muy presentes. La misma Olivia es una gran lectora y Lehmann menciona entre sus lecturas David Copperfield de Charles Dickens, las hermanas Bronte o Jane Austen.

"- ¿Qué libros te gustan?
 - Casi todos. Muy particularmente la poesía. Las Brontë y Dickens son mis novelistas preferidos, aunque también me gusta Thackeray, sobre todo La feria de las vanidades. Y George Eliot, y Jane Austen. Scott no me gusta, por ejemplo.
- ¿Ah, no? Yo disfruto midiéndome con el viejo Scott.
- ¿Cuáles son tus autores preferidos?
[...]
- ¿Los míos? Uy, yo sólo adoro dos libros, de todos los que hay.
- ¿Cuáles?
- Uno se llama Tom Jones. El otro, Tristram Shandy. En cuanto termino uno, empiezo con el otro, y así siempre...
- No los he leído, pero los leeré. "

Pero, poco a poco, la autora nos enseña esos pequeños cambios que van resquebrajando la sociedad conservadora, siempre con sensibilidad y desde la perspectiva de la observadora Olivia y nos ayudan a contextualizar la historia: los jovenes que parecen salidos de la Bright Young People, el joven que quedó ciego en la Primera Guerra Mundial, etc. Personajes propios del siglo XX que habitan en una novela que, si no fuera por estos pequeños detalles, podría ambientarse en el XIX.


Al estar ambientada en un pequeño pueblecito también vemos aparecer a los típicos personajes que pueblan las novelas british: la solterona modista y su madre que recuerdan lejanamente a la señorita Bates y su madre de Emma, el joven remilgado que planea entrar en la Iglesia, la prima snob que vive en Londres y que se escapa al campo con un grupo de amigos como si fuera una travesura, el marido de la anfitriona que a la primera ocasión se escabulle, etc. Éste último es mi favorito.

Una pequeña novela para disfrutar e identificarse (o no) con la protagonista.

P.D. En York pude comprar, al fin, la segunda parte de Invitación al Baile, The Weather in the Streets. Cuando pueda leerla, os cuento.

lunes, 17 de agosto de 2015

Bonus Track Book Haul London 2015

Durante el viaje a Londres, en junio, grabé unos cuántos vídeos relacionados con libros. Éste es uno de ellos: el primer día, antes de ir a la exposición en el British Museum, dimos un paseo por Bloomsbury y acabamos en Gordon Square, donde vivían Lytton Strachey y John Maynard Keynes, justo al lado de la Universidad de Londres y de una de las sucursales más bonitas de Waterstones, la de Gower Street, donde además de libros muy interesantes, tienen mucho material de segunda mano. Incluso libros de las primeras épocas de Penguin Books. Al final salí con una bolsita de allí con ¡4 libros! En el vídeo no cuento mucho pero prometo vídeos con Book Hauls para contaros todo lo que vino de allí.



miércoles, 12 de agosto de 2015

Canal: Book Haul (o IMM) Julio 2015 North England



¿Recordáis el canal que abrí en junio? Funciona a pleno rendimiento e incluso, a veces, me vence la pereza si lo puedo hacer en vídeo. Lo sé, tengo que recordar que me gusta escribir y no olvidar que tengo un blog que espera entradas. Así que por el momento y aprovechando que hablo en el canal sobre libros, iré subiendo aquí los vídeos.

He reconvertido la sección In My Mailbox en un Book Haul mensual en el que he sido capaz de cumplir con la periocidad. En éste os enseño los libros que compré en mi último viaje a Inglaterra (sí, he vuelto, acompañada de Teresa de Anyway) y nos hemos movido por el norte: Nottingham, Leicester, Lincoln, Peak District (que nos dejó enamoradas) y Yorkshire. Una maravilla todo. No sé si seré capaz de escribir una crónica...

Aquí tenéis mi vídeo.


sábado, 11 de julio de 2015

Largo domingo de noviazgo, Sebastien Japrisot


Lo sé, lo sé, parece que ahora que tengo un canal, me he olvidado completamente del blog. Tengo que ser sincera: en parte. Pero hay algo que no puedo hacer en vídeo y es escribir reseñas. En vídeo sería incapaz de narrar cómo lo hago de forma escrita y no sería capaz de contar ni la mitad de cosas de los libros como lo hago aquí. Así que, después de unas semanas de descanso, me he puesto a recuperar reseñas incompletas. A partir del siguiente párrafo os dejo la reseña de la relectura de Largo domingo de noviazgo tal y como la escribí hace unos meses.

Después de varios In My Mailbox seguidos, os traigo unas cuantas reseñas de los libros que he ido leyendo estos meses. Estoy desentrenada en este tema, no hacía reseñas porque me recordaban al colegio pero durante estos meses tenía más ganas de escribir sobre mis lecturas, en parte porque no las comentaba y en parte porque eran muchas menos de las que suelo leer.
La primera que os traigo es una relectura...


Titulo. Largo domingo de noviazgo
Autor. Sebastien Japrisot
Editorial. Umbriel (castellano)

Hablar sobre uno de tus libros favoritos es muy difícil. Quieres estar al nivel, dejar claro que es lo que te enamora... pero temes no estar a la altura. Así que ya os podéis imaginar que esta va a ser una entrada que me va a costar mucho.

Si os gusta el cine, seguramente conoceréis la adaptación que hizo Jean Pierre Jeunet de esta historia. Quizá penséis: ¡Ah sí! ¡Aquella donde no podía seguir porque me hacía un lío con los nombres! Sí, esa. Y tranquilos, a mí me pasó lo mismo la primera vez. Claro que volví a verla poco después y las cosas ya encajaron más hasta, con el paso de los años, convertirse en una de mis películas favoritas. Pero estábamos hablando de la novela.

El autor, Sebastien Japrisot, es uno de los grandes de la novela negra francesa del siglo XX. Largo domingo de noviazgo tiene parte de detectivesca, además de ser una de las novelas que mejor ilustran la suerte de los soldados que combatieron en la Primera Guerra Mundial. La búsqueda de su novio por parte de Matilde es una de las más bonitas que he leído a pesar del carácter de la propia Matilde que poco tiene que ver con las heroínas dulces y románticas que nos imaginamos en ese mismo papel. ¡Ah! Y por cierto, no es coja como nos enseñaron en la película, si no que va en silla de ruedas, una de las diferencias más importantes. Y sus padres tampoco murieron cuando ella era niña si no que además de padres, tiene hermano, una cuñada y sobrinos horripilantes. Hay otros cambios pero no me voy a adentrar en ellos.

Manech, el novio de Matilde, es enviado a combatir al frente durante la Primera Guerra Mundial, como tantos otros. Pero por intentar conseguir un permiso, comete una falta por la que es condenado a muerte por un tribunal militar. Junto a él son condenados otros cuatro soldados. Cada uno con su historia personal detrás.

Pero su historia no es la única que nos narra Japrisot. A medida que va deshaciendo la madeja, conoce las historias de los compañeros de Manech: historias de amor, de dolor, de huida... todas marcadas por la Gran Guerra, esa sucia cochinada que marcó Europa, y la posguerra que para algunos fue incluso peor.



La Primera Guerra Mundial traumatizó Europa y es algo que deja patente Japrisot a pesar de que deja que pase el tiempo. Para Gran Bretaña o Francia, donde transcurre la historia, fue mucho más traumática que la Segunda y la cantidad de bajas fue mucho mayor. Además, en su afán por olvidar ese período de su vida, la sociedad ignoraba a los que habían vuelto de ella traumatizados, heridos o mutilados que, muy a menudo, se veían rechazados y sin posibilidades de acceder a un trabajo. El teniente Esperanza, a quien encontramos al principio de la novela, es uno de ellos.



Por otra parte, encontramos a diferentes personajes rotos por el dolor de perder a sus seres queridos, como Veronique, Matilde o Tina Lombardi que adoptan diferentes posturas. Y las cartas, el formato epistolar, toma protagonismo como forma de comunicación entre ellos. Matilde envía una carta para poner un anuncio en el periódico donde busca quien pueda ayudarla a encontrar cualquier tipo de información sobre lo que sucedió en Bingo Crepúsculo. Así, poco a poco, nosotros también queremos recibir cartas, ayuda, una voz que nos consuele o que nos cuente la verdad, sea la que sea. Tina Lombardi, que en la película está interpretada por Marion Cottillard, es mucho más expeditiva y decide emprender una venganza de la que sabemos gracias a esas cartas, a comentarios y que en la película se transforma en paralela a la de la propia Matilde.

El libro tiene una textura muy especial que nos recuerda a Amelie y fue en lo que se fijó Jean-Pierre Jeunet a la hora de adaptarla. Pero es mucho más... como he intentado explicar en este texto.




Espero que os haya gustado el nuevo formato de reseñas. Hacía mucho que no reseñaba...